FELIZ DÍA DE LA MADRE… Cucurucha.

La madre cucurucha, no le basta con traer al mundo a un hijo o hija, sino también le hereda una serie de tradiciones, costumbres y devociones que solo las mamas nos pueden ayudar a comprender: el amor a Dios, a su Mamá y a todo el misterio de la salvación, a parte de su infinita misericordia… y como si no fuera poco, el amor y devoción a la imágenes de mayor arraigo en el corazón de muchos y en especial de ella.

A la mama cucurucha, sinceramente no les importa muchas veces quitarse ciertos lujos, con tal de comprarle su cartulina a su hijo o hija y de llevarles, acompañarles y guiarlos bajo el sol, bajo la lluvia, en largos trayectos, con y sin viento, con hambre o con sed de ella y no la de sus hijos, con tal de ver que sus retoños sean encaminados por la senda de Dios en cada uno de los turnos que tienen el gusto de acompañarlos y que con esfuerzo grande les consiguio.

Llevan a sus hijos de la mano, en las procesiones tanto grandes como pequeñas, por temor que se pierdan y luego no se encuentren con facilidad; los llevan de la mano o en brazos, incluso cuando ellas van cargando, para asegurarse que sientan un poco mas de cerca la penitencia y las oraciones que esta haciendo por ellos y para ellos, para que sepan que Mamá va allí también en el anda y que Nuestra Madre Celestial, también es de confiar porque nos da su amor sin pedir nada a cambio: quien quita y “de ver algo se le pega”, decian las abuelas y por eso se encargaron de enseñar a la siguiente generación que nunca debían de soltar la mano de su hijo hasta el momento en que él decidiera caminar solo en filas; de allí en adelante, les tocaría la difícil tarea de ser solo espectadoras y ver como sus hijos deciden su propio camino.

Esa madre cucurucha logra lo que muchos evangelizadores sueñan con hacer y tal vez no comprenden: salvar un alma a través de abrazos y besos, sin bibliasos innecesarios, dando amor y una sincera recomendación que por una cuadra o dos sus hijos serán independientes de la mano de su mami terrenal, pero siempre van agarrados fuertemente de la mano de Nuestro Señor o de Mamá María en el hombro de aquella pequeña anda que es apenas un poco de lo que algún día, si Dios lo permite, llevaran en los solemenes y gigantescos cortejos procesionales de nuestra tierra hermosa del Quetzal.

Te felicito por ser de esas que llevan a su hijo a estar más cerquita de Dios, a través de tu esfuerzo y tu cariño, pues solo así, tu hijo vera lo que es ser en verdad, un CUCURUCHO DE CORAZÓN.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s