Con un poquito de fe

Me levanto y no me atrevo ni a preguntar que es lo que está pasando en el mundo, en mi casa o en mi relación.   Las cosas son realmente mejor cuando no sabes tanto detalle y logras comenzar el día pensando que todo está bien, que así se mantendrá durante todo el día y regresaras a la cama sin saber ni que paso con el mundo, ni con tu casa ni con tu relación.  Tal vez un poco de ignorancia nos da esa poquita fe que te hace falta para ser feliz.

Aun recuerdo las veces que luego de una tarde nefasta o una noche en que hiciste cosas que aun no te explicas como pasaron,  te levantas al día siguiente y  miras que las consecuencias de los hechos:  la vez que me entere de los hermosos cuernos que me estaban poniendo, la vez que luego de chocar el carro de mi madre tuve que afrontar que mis papas perdieron toda confianza en mi,  la vez que amanecí en casa de mi mejor amigo tratando de ubicar mi cabeza sobre donde estaba mientras escuchaba al papa de el gritándole a su perro para que no me mordiera,  las veces que luego de una borrachera me levante haciendo recuento de los daño,  las veces que algún huracán ha golpeado a Guatemala y se perdieron muchas vida, así como muchas casas, cosechas, etc. etc.;  así mismo, tengo el día siguiente de cuando mi papa le dio un paro cardiaco o la vez que entre gritos, mi papa nos levanto de la cama porque mi mama se había desmayado; también la vez que la casa se estaba quemando y aquella ocasión que aun no logro sacar de mi cabeza de levantarme y ponerme a llorar por el asesinato de mi hermano en plena casa.

Creo y en verdad lo creo, que por eso los locos han de poder vivir a pesar de todo, en una paz curiosa, porque viven en su mundo sin complicarse por el nuestro y su mundo de por si, es todo lo que ellos quieren y no lo que el resto del mundo les imponga.

 

Anuncios

El inicio de lo inevitable

Hace mucho tiempo que vengo pensando en que voy a hacer con tanta foto, con tanto pensamiento, con tanta cosa que llevo guardada y hoy es el dia que comienzo esta nueva aventura de tener mi propio blog.

Algunos de ustedes me recuerdan como parte de alguna página de internet, de algún grupo de amigos, como aquel cuate que vi una vez y ya ni me acuerdo como se llamaba, como el sujeto que hace comentarios tanto políticos como religiosos, el cuate que ha tenido suerte en algunas cosas y mala pata en otras tantas… pues bien: aquí estoy yo  y  estoy dispuesto a intentar llenar este blog con mis experiencias.

Espero que colaboren conmigo de alguna forma y que me ayuden a ir llenando poco a poco mi blog de nuevas aventuras.

El sitio que fue creado pensando en que de poetas y locos, todos tenemos un poco… o tal vez no. En todo caso, usted metase y descubra la magia de este blog por usted mismo.